Press "Enter" to skip to content

Respaldemos la toma de Bogotá por los maestros amenazados de despido en las zonas del posconflicto

Desde el domingo 14 de febrero llegarán a Bogotá centenares de docentes provenientes de otros tantos municipios del país, principalmente de los departamentos de La Guajira, Bolívar, Norte de Santander, Antioquia, Caquetá, Putumayo, Tolima, Córdoba y Nariño quienes vienen a exigirle al gobierno que cese la masacre laboral de profesores que han ejercido por lustros el trabajo de educar generación tras generación de niños y jóvenes, arriesgando su vida y su salud en las regiones afectadas por el enfrentamiento armado, hoy denominadas territorios posconflicto o zonas PDET (Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial). 

Esta situación se originó en mayo de 2017 cuando Santos —pasando por encima de las comunidades y docentes a quienes afectaría la norma— expidió el Decreto Ley 882, reglamentario del punto 1.3.2.2 del acuerdo de paz, suscrito entre el estado y las Farc, según el cual el gobierno desarrollaría un Plan Especial de Educación Rural que debía incluir “la disponibilidad y permanencia de personal docente calificado”. 

Con base en el decreto 882, el gobierno de Duque programó, para el 4 de agosto de 2019, un amañado concurso nacional de capacidades, dividido en una prueba psicotécnica y otra de conocimientos específicos y pedagógicos, pero sin crear las condiciones que les permitieran, a quienes venían ejerciendo, mejorar estas aptitudes en las que tenían las desventajas propias de haber enseñado en medio del fuego cruzado, el incumplimiento de los pagos, lo inhóspito de las regiones, la falta de vías, la ausencia de tecnologías de la información y las comunicaciones (conectividad), etc. El gobierno no tuvo en cuenta que las eventuales deficiencias de estos educadores, perfectamente superables, palidecían frente a su comprobada vocación de trabajo y sacrificio, su capacidad para instruir a miles y miles de niños y jóvenes campesinos, su conocimiento de la idiosincrasia, la cultura y las tradiciones de las gentes de esas regiones. Por esta infame política oficial, a cerca de 5.000 profesores se les ha amenazado de despedirlos. 

Los afectados, unidos en la Mesa Nacional de Docentes Provisionales de Territorios Posconflicto, han levantado un programa mínimo de reivindicaciones: 1) que se mantengan sus plazas y sedes laborales; 2) que sean nombrados en propiedad; 3) que el gobierno establezca los programas necesarios que, mediante el acceso a la ciencia y la tecnología y otras herramientas, les permitan mejorar sus capacidades académicas y pedagógicas. 

La Coordinadora Nacional Sindical, Social y Popular llama al magisterio de todo el país, a sus organizaciones sindicales y a todo el pueblo colombiano a respaldar esta justísima lucha y a solidarizarse con la Gran Marcha Nacional que se llevará a cabo en Bogotá desde el domingo 14 de febrero. 

Programa: 

Domingo 14: Llegada al Parque Nacional en las horas de la tarde 

Lunes 15: Marcha a partir de 8 a. m. Parque Nacional – Plaza de Bolívar y de allí hacia el Ministerio de Educación. 

HAGAMOS REAL LA SOLIDARIDAD CON EL ACOMPAÑAMIENTO FÍSICO Y CON APORTES EN DINERO O ESPECIE

Mensajes de respaldo a las exigencias a las siguientes direcciones: 

Correo electrónico: atencionalciudadano@mineducacion.gov.co 

Redes sociales: @mineducacion 

Copia: mesanacionaldocentesruralespc@gmail.com 

Informes: 

CNSSP 

Miguel Antonio Lasso: Tel. 318 390 6986 

Francisco Cabrera: Tel. 305 736 4340 

Mesa Nacional Docentes Provisionales: Tels. 310 785 3559 – 316 397 6879 – 312 552 2158

13 de febrero, 2021

Coordinadora Nacional Sindical, Social y Popular – CNSSP

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *